Mamoplastia de Aumento

Es un procedimiento destinado a aumentar los senos en mujeres que por alguna razón genética, lactancia, asimetría, presentan un déficit del volumen mamario. Esta cirugía le permitirá a la paciente aumentar de una a tres copas su tamaño de brassier y en ocasiones se podrá aumentar una talla del mismo.

Las prótesis utilizadas son de silicona, por la calidad, la confiabilidad y ventajas que tiene este producto sobre otras prótesis ofrecidas en el mercado. Estudios serios han demostrado que la aparición de cáncer de seno y enfermedades del colágeno no tiene relación directa con el uso de estas prótesis, al parecer la detección temprana de masas es más fácil con pacientes implantadas, ya que la prótesis permite un auto examen más acertado y estas pacientes son más cuidadosas con este procedimiento. La detección precoz de masas sospechosas a través de exámenes radiológicos y el entrenamiento mismo de los especialistas que los realizan, han contribuido enormemente a la seguridad de estos implantes. Igualmente las pacientes con implantes no tienen ninguna alteración para la lactancia.

Ellas tampoco tienen ninguna limitación para que las pacientes realicen sus actividades normales, sus ejercicios de rutina y cualquier otro tipo de actividad como montar en avión, bucear, etc.Es importante anotar que la silicona es un elemento más pesado que el agua y a mayor volumen colocado, mayores podrán ser las molestias que puedan presentar las pacientes.Es una cirugía que se puede realizar con anestesia local más sedación, anestesia epidural y anestesia general, las vías de colocación que utilizo son la vía areolar y la inframamaria, las dos tienen buen resultado estético, siendo superior la de la areola por la poca cicatriz definitiva que ella deja.

Las prótesis pueden ser colocadas por debajo de la glándula o por debajo del músculo y depende de los tejidos que se encuentren en el examen inicial. Dura aproximadamente 1 a 1 ½ horas, se realiza en forma ambulatoria. La paciente sale de sala de cirugía con un brassier quirúrgico especial, que se ha solicitado previamente por parte del Cirujano.

Este deberá ser usado por la paciente en forma permanente durante el primer mes día y noche y recomiendo seguir usándolo un mes mas para dormir. Considero que parte de éxito de la cirugía recae en el uso juicioso por parte de la paciente de esta prenda para evitar el descenso de los senos producido por el peso de las prótesis, principalmente cuando se colocan por debajo de la glándula. El dolor es controlado con los analgésicos y antiinflamatorios, además que el uso de frío local en forma de hielo o compresas ayudará al control del dolor, evitando quemar la piel con su contacto. Son más dolorosas las prótesis colocadas por debajo del músculo y no es raro encontrar algunas molestias casi durante el primer mes, sobre todo en horas de la noche durante el reposo.