Mamoplastia Reductora

La mamoplastia de reducción es la cirugía mediante la cual el Cirujano Plástico reduce el tamaño de los senos, logrando con ello una mejoría estética y la desaparición de los síntomas que por el sobrepeso afectan a estas pacientes. Hay muchos factores que afectan el crecimiento de los senos tales como los hormonales y la obesidad para solo mencionar dos de los más frecuentes.

La Mastopexia (levantamiento de senos) se aplica a las mujeres que presentan ptosis (senos caídos) por no usar brasier, la lactancia, el aumento y disminución de peso, la pérdida de elasticidad de la piel, la edad, etc. Esta cirugía reposiciona estéticamente el seno, sin disminuir su volumen y en ocasiones cuando el volumen glandular es muy escaso, se hará necesario colocar una prótesis de silicona para dar una mejor forma y realce.

Estas cirugías no garantizan de ninguna forma una perfecta simetría, algunas quedan con una asimetría perfectamente tolerable, más cuando es muy difícil encontrar una mujer que tenga sus dos senos perfectamente simétricos.

Debe ser claro para la paciente en esta primera entrevista que la cirugía de reducción y levantamiento de los senos siempre dejarán cicatrices, cuya forma y comportamiento varían de acuerdo a la técnica usada y al exceso de piel y glándula existente en la paciente.

Actualmente las técnicas existentes para estos dos procedimientos dejan dos tipos de cicatrices, una en forma de t invertida y la otra en forma vertical debajo de la areola, obviamente ambas tendrán una cicatriz alrededor del complejo areolar. Lo que determina el tipo de cicatriz es el volumen mamario presente y la ptosis del seno, a mayor volumen y ptosis, mayor será la cicatriz. Normalmente estas cicatrices evolucionan favorablemente y son poco notorias, principalmente las verticales y la de la areola, la cicatriz horizontal y que queda bajo el pliegue mamario en ocasiones puede presentar un engrosamiento que en ocasiones puede llegar a convertirse en un queloide, entidad que se caracteriza por estar más relacionada con la calidad de la piel que con la forma en que se hace la sutura.

Es una cirugía que usualmente se realiza en forma ambulatoria, en algunos casos y de acuerdo al tamaño de los senos se recomienda un día de hospitalización, La anestesia recomendada es la general, pero también se puede hacer con epidural y en casos muy seleccionados de levantamiento de los senos, local más sedación. Su duración es en promedio unas 3 horas.

La paciente en los primeros días podrá tener alguna molestia en la movilización de los brazos, además de la hinchazón resultante de la cirugía y la movilización de tejidos que se produce durante ella, esto mejorará siguiendo las recomendaciones hechas por su Cirujano en cuanto a la toma de los analgésicos y antiinflamatorios, colocarse frío local ya sea con compresas o hielo protegido adecuadamente para evitar las quemaduras de la piel. A partir del tercer o cuarto día postoperatorio la paciente puede ir retornando a sus actividades normales, puede cambiar el frío por calor local, los puntos de la areola se retirarán a los 10 días y los restantes entre el día 15 a 20, la cicatriz los primeros tres meses será roja y notoria, pero en la medida que pase el tiempo se volverá más pálida y tomará el aspecto de una estría antigua. Se recomienda usar cremas que ayuden al proceso de cicatrización, estas deberán iniciarse después del retiro de los puntos, en el momento indicado por el Cirujano. Cuando se haga necesaria la revisión de una cicatriz esto no deberá ocurrir antes de 6 meses y después de un adecuado tratamiento médico de la misma.